domingo, 9 de febrero de 2014

PANIS NAUTICUS


Hace ya un tiempo que hablamos de los tipos de panes que se elaboraban  en el mundo romano y entre ellos había un pan destinado a los marineros que sigue siendo consumido en la actualidad.

Se trata del PANIS NAVTICVS, un pan destinado a los tripulantes de los barcos. 

Eran un tipo de galletas secas, planas, compactas y no fermentadas hechas con harina, agua y a veces, sal. Se cree que quizás llevara un poco de yeso para proporcionarle más densidad. Esto perjudicaba en gran manera al intestino como bien nos dice Plinio, Naturalis Historia,  22, 138: "vetus aut nauticus panis tusus atque iterum coctus sistit alvum."- "pan del viejo marinero, obtuso, se cocina una y otra vez, detiene el intestino."

Por sus características, aguantaban perfectamente la humedad y el paso de los días en las largas travesías.  Hay constancia de su consumo por la flota romana desde el 214 a.C.   Era fácil de almacenar y conservar.

Debido a la consistencia seca de este tipo de pan podemos pensar que sería difícil  su consumo en seco, más bien se tomaría cocido o sumergido en algún elemento líquido como caldo, salmuera o agua.

Con respecto al grano que se utilizaría para su elaboración podría ser la cebada, barata y muy empleada en el mundo militar por su resistencia y adaptación. Otros granos como la espelta, el centeno, la avena, el mijo o el pánico eran bien conocidos por los romanos, pero estaban reservados a otros usos como alimentación de los animales o para gachas o puls.

Por su textura y consistencia de pan viejo, recordaba a otro pan consumido por los soldados romanos, el panis militaris.



A ambos panes se les reconoce en los textos clásicos bajo el nombre genérico de COCTA CIBARIA según leemos en Tito Livio, 24, 11, 9: “Los marineros así dispuestos, tras ser armados y equipados por sus amos, subieron a bordo con las raciones [cocta cibaria] para treinta días”

Tito Livio, 3, 23, 3: “Dejándolo todo, Fabio traslada rápidamente el botín desde el campamento a Ancio, deja allí una pequeña guarnición y corre a Túsculo a marchas forzadas. A sus hombres no se les permitió llevar nada más que las armas y los alimentos cocidos que habían sido hechos a mano [cocta cibaria]”

Tito Livio, 3,27, 3-4: “Ordenó que los que estuviesen en edad militar se presentasen en el Campo de Marte antes de la puesta del sol armados, con alimentos cocidos para cinco días [cocta cibaria]  y con doce estacas; que los que ya no estaban en edad militar cociesen los alimentos del vecino mientras éste preparaba las armas e iba a buscar las estacas”

No nos ha quedado constancia escrita de su elaboración pero sí que nos llegado su legado, pues este panis nauticus traspasó las fronteras del tiempo.

Fue distribuido entre los tripulantes de la marina británica en el s. XVIII e incluso en la actualidad podemos encontrar versiones de la misma bajo el nombre de galletas marineras o hardtack.



Hay una panadería en Roma que cada día ofrece diferentes panes con origen romano, en concreto los martes es el día dedicado al panis nauticus. Si os animáis sólo tenéis que ir a la ciudad eterna y visitar Panella y si no es posible aquí tenéis nuestra particular receta de estas galletas marineras.

POSIBLE RECETA DEL PANIS NAVTICVS

Ingredientes:
500 gramos de harina
150 ml de agua
1 cucharada de manteca o mantequilla
10 gr. de sal (opcional, si queremos que las galletas estén más sabrosas)
10 gr. de levadura

*Para untar la bandeja del horno: aceite de oliva o pan rallado
*Para darles color: aceite de oliva.

Elaboración:

Tras calentar un poco el agua, disolvemos en ella la levadura y la sal. A continuación agregamos la harina y amasamos bien.
A la masa, le incorporamos la manteca y volvemos a amasar. Hacemos bolas y después las aplanamos con un rodillo.
Después las colocamos sobre la bandeja del horno que podemos engrasar con un poco de aceite o con un poco de pan rallado para que no se peguen.
Ya en la bandeja las dejamos reposar unos 10 ó 15 minutos.
Antes de ponerlas en el horno debemos pincharlas con un tenedor y pintarlas con un poco de aceite por encima.

El horno debe estar a unos 190 º  y las hornearemos durante unos 15 minutos hasta que estén doraditas.

Cuando se enfrían se endurecen al igual que ocurría en la antigüedad.


Plurimam salutem!


Imágenes de los dos panes con inscripción sacadas de esta página

10 comentarios:

Viena dijo...

Un poco de miedo mete este pan Charo, entre lo seco que se ve y los efectos dañinos sobre el intestino, cualquiera se atreve jajaja. Pero bueno, en realidad hay varios de estos panes, en la India o en África por ejemplo todavía podemos ver variedades de tortas que se elaborarían de forma muy parecida y que hacen un pan, por llamarlo de alguna manera, de larga duración.
Siempre que te leo, me transporto a aquellos tiempos, duros tiempos para los marineros he imaginado. He recordado también la historia del cebiche que dicen que debe su nombre a que los marineros comían el cebo destinado a las faenas marítimas y que siendo tan desagradable su sabor y olor, acabó inventándose el aderezo ácido con que se hace el cebiche, a base de limón o lima, según los lugares. Hay que imaginarlos pues, comiendo bastante mal y acompañando sus dietas de este tipo de pan, si es que tenían la suerte de tenerlo.
Como siempre muy interesante todo. Gracias por compartirlo con nosotros.
Un abrazo.

La Taula d'en Bernat dijo...

Una vez más no dejo de sorprenderme con los artículos tan interesantes y bien documentados de este blog! Me gustaría tener más tiempo libre para probar algunas de estas centenarias recetas... Y, para cuando volvamos a visitar la ciudad eterna, me anoto la panadería Panella!

Muchas gracias por toda esta valiosísima información,

Anna

Charo Marco dijo...

Querida Viena, tienes mucha razón.
Cuando empecé a buscar información pensé lo mismo.
Muy interesante la historia del cebiche, no la conocía.

Muchas gracias

Besitos

Charo Marco dijo...

Hola Anna, muchas gracias por tu comentario.
Eres muy amable.

Un saludo

Dani Alario Sanchez dijo...

Interesante artículo, hace poco que sigo tu blog, siempre me gusta leer libros sobre historia y tambien me gusta todo lo referente a la cocina, así que seré un lector asiduo.Felicitarte por el blog y los articulos que publícas en él.

Charo Marco dijo...

Muchas gracias, Dani por tus amables palabras.

Un saludo

Chus Castro dijo...

En aquest blog he descobert un petit tresor, m'he près la llibertat de fer una de les teves receptes i publicar-la al meu blog. Per cert, a partir d'ara tens una nova i fidel seguidora de les terres de Lleida. Petons.
http://mansanesinopomes.blogspot.com.es/2014/02/pa-bolet-o-boletinos.html?showComment=1392967823017#c4672929685782518659

Charo Marco dijo...

Hola Chus, bienvenida a nuestro blog. Me alegra que te haya gustado el contenido del blog y que te hayas animado a realizar el pan boletinus. El resultado es espectacular.
Actualizaré la entrada con tu receta elaborada.
Muchas gracias por todo

Un beso

Marina Gurruchaga dijo...

Me gustaría saber si alguno de vosotros elaborais pan casero con una panificadora tipo unhold, etc., y habeis adaptado alguna receta romana de pan.

Charo Marco dijo...

Tenemos costumbre de hacer pan ácimo con los alumnos que ellos hacena mano.

Si gastamos robot es siempre la thermomix.

Hemos adaptado los panes de Piceno, el buccellatum, las tostas de pan,...

Muchas gracias por tu comentario

Un saludo